Accra Global Group

Grupo global de Accra

Una reciente consulta global en el marco del 10º aniversario de la Confesión de Accra recomienda que la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas (CMIR), sus iglesias miembro y socios ecuménicos deben trabajar para enfrentar injusticias económicas y ecológicas “de una manera más integrada que analice y responda a estas injustas realidades sociales, políticas y económicas.”

La consulta, que tuvo lugar en Hanóver, Alemania, del 3 al 5 de noviembre de 2014 fue el punto culminante de meses de reuniones donde los miembros de la CMIR se volvieron a comprometer con la Confesión de Accra.

La Confesión de Accra, una declaración profética sobre justicia económica y ecológica, fue creada en el 2004 por la entonces Alianza Reformada Mundial (ARM). La ARM se fusionó creando la CMIR, y la Confesión fue reafirmada en el Concilio General de la Unidad en 2010.

“La Confesión de Accra está diciendo que el mundo de hoy no refleja las intenciones que Dios tenía para él” dijo el secretario general de la CMIR, Chris Ferguson.

“En todo caso, la Confesión de Accra se necesita ahora más que hace 10 años” dijo el presidente de la CMIR, Jerry Pillay. “Necesitamos recuperar la visión de la Confesión de Accra y preguntarnos a nosotros mismo lo que hemos hecho para enfrentar los problemas de injusticia económica y ecológica”.

La consulta global reunió a representantes de todas las regiones de la CMIR que tuvieron sus propias consultas, así como otros líderes religiosos. Todos compartieron ambas, historias sobre el impacto de la Confesión de Accra y sugerencias sobre como utilizarlo en el futuro.

“La Confesión de Accra muestra nuestra responsabilidad como socios de Dios en el mundo en que vivimos”, dijo Yueh-Wen Lu, una de las vicepresidentas de la CMIR.

“Aún creemos que un mundo mejor es posible,” dijo Darío Barolin, presentado la perspectiva latinoamericana. “Porque, al ser Jesucristo el centro, creemos que la Confesión de Accra nos llama a un amor radical.”

AccraGlobalDiscussion

Darío Barolín presenta perspectiva latinoamericana.

“Alrededor del mundo los pueblos se están alzando en contra de este mundo escandaloso, y están dando sus vidas tratando de enfrentarlo y cambiarlo,” dijo Allan Boesak. “Luchan por un mundo donde la dignidad y la justicia se vuelvan realidad.”

Durante las consultas regionales se encontró que mientras las prioridades de la Confesión de Accra continúan resonando con miembros, la propia confesión se ha usado solamente de forma esporádica en la última década. Así, mientras los llamados de justicia económica y ecológica de la confesión están siendo de ambas formas considerados e ignorados por muchas iglesias, muchas veces sucede sin conocer la fuente.

“¿Queremos que citen la Confesión de Accra o queremos que sientan la Confesión de Accra en sus vidas?” preguntó Roberto Jordan

Y mientras muchas iglesias se han inspirado en la confesión, “al mismo tiempo, algunos conceptos dentro de la confesión retaron a las iglesias miembro, particularmente lenguajes sobre imperio y neoliberalismo, confesión y comunión,” plantea el reporte de la consulta.

También se notó que el mundo ha cambiado en la última década: “Economía neoliberal, raza y patriarcado se han complicado de forma vasta. La desigualdad económica se ha incrementado aceleradamente, y la persistencia obstinada de racismo así como las tensiones raciales aumentan.”

Por eso la CMIR está “llamada a responder con nuevas vías a los signos de los nuevos tiempos… llamada a tener fe en Dios, fidelidad en la Palabra de Dios y las acciones de acuerdo con los principios planteados en la Confesión de Accra. Reconocemos que la crisis económica y social actual y el estado de guerra constante constituye una crisis de fe y por lo tanto necesita una respuesta de fe en testimonio del Dios de Vida.”

“Una iglesia que se confiesa se enfrenta a la pregunta de cómo estar presente en el mundo, “dijo Boesak. “¿Cómo confesamos a Jesús como Señor cuando el santuario se traslada a las calles?”

“Este proceso no fue sólo para celebrar y recomprometer a las iglesias en la confesión de Accra,” dijo Dora Arce-Valentín, la secretaria ejecutiva para justicia de la CMIR. “Sino también para examinarnos a nosotros mismos y a nuestro compromiso con la justicia.”

“No se puede tener una verdadera comunión sin justicia, porque una comunión sólo puede ser real cuando es justa,” dijo Pillay.

Con estos fines, el reporte de la consulta recomienda una serie de compromisos para ser adoptados por el comité ejecutivo de la CMIR:

  • Nos comprometemos a abrirnos a los retos de la propia Confesión de Accra a la luz de nuevas crisis y llamamos a nuevos entendimientos de nuestra propia fidelidad profética.
  • Nos comprometemos a resistir y librarnos de toda forma de dominación.
  • Nos comprometemos a trabajar en conjunto con socios y movimientos sociales con quienes compartimos este camino hacia la justicia.
  • Nos comprometemos a escuchar profundamente las voces de los marginados y de los que hemos silenciado, como también la voz del Espíritu que nos habla a través de otras comunidades religiosas.

Una serie de “áreas de trabajo” también se recomienda para dar ímpetu a los principios de la Confesión de Accra: lectura crítica de escrituras y recursos creativos para que las congregaciones sean testigo del Dios de Vida, casta, cambio climático, género y sexualidad, tráfico humano, inmigración y migración, la Nueva Arquitectura Económica y Financiera Internacional, racismo y la teología de lo suficiente.

Cada uno de los consejos regionales presenta además, compromisos de trabajo específico que van a reforzar el llamado de la Confesión de Accra contra la injusticia.

Tags: ,


Los comentarios están cerrados.