navidad El ángel le dijo a José: “María tendrá un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.
Se llamará así porque salvará a su pueblo de sus pecados.” (Jn. 1:21)

Sin duda, este tiempo de adviento tiene para todos nosotros, los cristianos y las cristianas, una significación especial porque nos retrotrae a nuestra niñez, a la preparación de esta celebración en nuestra comunidad y a las representaciones en que participamos; en fin, cosas que, por el momento histórico personal de la infancia o la adolescencia, estaban rodeados por un halo casi mágico de gran ansiedad y felicidad. Esto quizás no nos permitía aún experimentar el otro significado, que con la madurez se acerca al hecho evangélico de mucha importancia para los creyentes: Dios con nosotros, a través de ese niño, que nos permite resignificar cada año nuestra vida; una posibilidad de “renacer” a la esperanza de ser agentes de cambio hacia una sociedad más solidaria, justa y amorosa, como dice la canción nacida en un taller del CLAI:

RENACER PARA UNA ESPERANZA VIVA
COMO RAMA FLORECIDA
SOBRE EL TRONCO RENACER.
RENACER A UNA TIERRA PROMETIDA
UNA HERENCIA COMPARTIDA:
¡PALABRA DEL SEÑOR!
¡PALABRA DEL SEÑOR!

Saludamos a todas nuestras comunidades valdenses en el Río de la Plata, en Italia, así como al mundo ecuménico del que formamos parte, compartiendo una misma fe. ¡¡FELIZ NAVIDAD!!

Oscar Oudri
Moderador de la Mesa Valdense de la Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *