Casamiento

“Debes amar la arcilla que va en tus manos. Debes amar su arena hasta la locura. Y si no, no la emprendas que será en vano: sólo el amor alumbra lo que perdura, sólo el amor convierte en milagro el barro.”

El sábado 17 de enero, la comunidad de Flores celebró la bendición matrimonial de Adriana Juárez y Laura Gardelli, pareja que meses atrás se había acercado hacia nuestra iglesia con el interés de poder tener la bendición matrimonial que tanto deseaban.

La celebración se llevó a cabo en la Iglesia Metodista de Flores (dado que nuestra sede no se encuentra en condiciones edilicias) a las 20:30 hs y estuvieron presentes más de 80 personas. Pese a ser una época en la que la mayoría de los miembros no está en la ciudad, un número destacado pudo estar presente y colaborar con el acondicionamiento del lugar y con la liturgia.

La bendición estuvo a cargo de Edgardo Malán y como parte del preludio y posludio cantó una amiga de las chicas, y luego la invocación y alabanza con la relectura del Salmo 103 en palabras de Ernesto Cardenal “Como en la rueda de un alfarero”.

Casamiento

Luego, Aldo Díaz (padrino de Adriana) y miembro de la comunidad de Bahía Blanca fue el encargado de leer el pasaje bíblico de I Corintios capítulo 13, destacamos el siguiente versículo: “En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grandes de todas es el amor”.

El momento de los anillos fue muy emotivo y espontáneo, en el cual cada una expresó -lo que las lágrimas le permitieron- el amor que sentían ante los presentes. La bendición de la comunidad fue: “Queridos hermanos y hermanas, el Señor nos ha hecho para amar y ser amados, por lo tanto, cada vez que dos personas deciden buscar la bendición de Dios sobre el amor que están construyendo, la comunidad toda comparte su alegría. Hoy nos reunimos con Adriana y Laura para ser testigos ante Dios de las promesas que se hacen mutuamente para vivir unidas en matrimonio”.

Como habitualmente lo hacemos en nuestras celebraciones, compartimos la Cena del Señor destacando que los elementos y la mesa es una invitación abierta a todos y todas, bajo la lectura del tradicional pasaje de I Corinitios 11: 23- 26. Adriana y Laura fueron las encargadas de repartir el pan y el vino con todos aquellos y aquellas presentes.

La oración de intercesión fue colmada de pedidos de bendición y de buenos augurios para la pareja por parte de miembros de la comunidad y de los familiares. La bendición final, concluyó con esta oración: “Que la tierra vaya haciendo camino ante sus pasos, que el viento sople leve a sus espaldas y que la lluvia caiga suave entre sus jardines. Que el sol brille siempre cálido y fraterno en sus caras”.

CASAMIENTO

Como comunidad de fe, asumimos este desafío bajo el simple pero certero mensaje que Dios es Amor (prueba de ello fue la demostración de fe y amor que Adriana y Laura nos expresaron desde el primer momento en que se contactaron y congregaron con nosotros y nosotras), y ante el deseo de libertad e igualdad que desde hace siglos nuestra Iglesia pregona.

Comunidad de Flores

Las imágenes fueron tomadas por Marina Yorston.

Tags:


6 respuestas a “Bendición matrimonial de Adriana y Laura”

  1. Carmen Alegre dice:

    Mis felicitaciones a la Comunidad Valdense de Flores con la que puedo sentirme un poquito parte, gracias por tener siempre el corazón y las puertas abiertas, siguiendo la misión de Jesús DE la casa abierta, el pan compartido y el camino juntos. Un abrazo fraternal. Carmen

  2. Oscar Villagrán dice:

    Me alegro muchísimo que la iglesia esté abierta a bendecir a dos personas que se aman.

  3. Karen dice:

    Me encantó!! Estas son las luces en el camino que indican que hay esperanza…, solo hay que caminar tras ella! Convicción y coraje sin olvidar la sensibilidad necesaria en el ser humano. Muchachas, muchas, muchas felicidades!!!

  4. Nora Diaz dice:

    He llorado de orgullo viendo esta celebracion de la boda de mi hija..DIOS me ha vuelto a dar palabras de sabiduría y PAZ-Gracias Iglesia Valdense por abrirles las puertas. Gracias por esta bendicion hacia todos los que alli estabamos.-

  5. Roberto Gonzalez dice:

    Doy gracias a Dios porque siempre los Valdenses nos abrieron las puertas de sus Comunidades y no suficiente con eso, bendicen nuestras relaciones… ¡Allelyah…!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *