Cuerpo pastoralEl viernes 6 de febrero de 2015, en la jornada previa al inicio del Sínodo rioplatense, se encontraron pastores, obreros, candidatos y pastores eméritos, en la sesión del Cuerpo Pastoral de la Iglesia Evangélica Valdense. La actividad se desarrolló durante todo el día y fueron tratados “dos grandes temáticas”, en palabras del Presidente del Cuerpo, el pastor Marcelo Nicolau.

La primera, fue la relación con el área italiana de la Iglesia Valdense, teniendo en cuenta la presencia del moderatore de la Tavola Valdese, así como la experiencia de intercambio pastoral entre Italia y el Río de la Plata. Esta última fue valorada como positiva y enriquecedora, pero se puntualizaron ciertas dificultades, sobretodo legales, que necesitan ser planificadas con una “batería de seguridades”, aseguró Nicolau, para poder continuar esta experiencia. Tanto Ricardo Collazo, pastor rioplatense que regresó de Italia, como Alessandro Esposito, pastor italiano que actualmente se desempeña en el Río de la Plata, resaltaron la importancia de estos intercambios, para ellos como para las comunidades que los reciben.

El segundo tema trabajado por el Cuerpo Pastoral, fue la vocación en el marco de la Misión de la Iglesia. Se trabajó en modalidad de taller, donde “se ambientó un buen espacio y se generó un buen clima de trabajo”, opinó el Presidente. Los pastores compartieron experiencias y relatos de vida, viendo las distintas vocaciones a las que son llamados, en relación a los dones que posee cada uno. Hubo consenso en que es necesario reforzar y fortalecer la capacidad de la Iglesia, de despertar vocaciones cristianas, viendo como síntoma de esta realidad, por ejemplo, la falta de vocación pastoral, de nuevas personas interesadas en el ministerio. “Desde el Sínodo pasado se está trabajando con mayor énfasis en este tema, que no es sólo una búsqueda del Cuerpo Pastoral, sino de la Iglesia toda, con el primero acompañando”, dijo Nicolau. En este marco, presentarán al plenario de la Asamblea Sinodal, una propuesta de Acto para trabajar sobre esta temática.

Otras cuestiones ocuparon en menor medida la agenda, como las valoraciones sobre la itinerancia de los obreros, que siempre ha sido “un tema conflictivo”. “Tiene sus aspectos muy positivos, pero también sus dificultades. Hay que ponderar un poco todas esas cosas y buscar los caminos para que sea lo que tiene que ser, para lo que fue puesta en la Iglesia, como enriquecimiento y no como problema”, aseveró el Presidente.

Al cierre fueron elegidas las autoridades, renovándose por un año en sus cargos el actual Presidente y el pastor Ariel Charbonnier como Vice-Presidente.

Equipo de Prensa Sinodal


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *