Amistad Lee en tu Biblia: Marcos 3:20-35

“Estos son mi madre y mis hermanos. Pues cualquiera que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre”

La gente se había acercado a escuchar a Jesús; pero sus propios familiares no lo comprendían, tampoco los maestros de la ley.

Actualmente, en nuestro diario vivir, con nuestra familia, nuestras amigas y amigos, en el trabajo, en el barrio, en las actividades de la Iglesia ¿somos siempre comprensivos, tolerantes, sabemos escuchar, podemos perdonar?

Muchas veces, con actitudes de intolerancia e incomprensión, no permitimos que Dios actúe en nosotras y nosotros; no escuchamos lo que Dios quiere decirnos.

Jesús habló para las personas de su tiempo, pero también nos habla hoy ¿Lo escuchamos? ¿Lo reconocemos como hermano? ¿Hacemos la voluntad de Dios? Dios no nos pide grandes obras. Lo importante es que nuestras acciones sean realizadas con amor, dedicación, respeto, sinceridad, responsabilidad, compromiso.

Oramos para que realmente podamos sentir a los que nos rodean, como una hermana, como un hermano.

Alicia Barolin, Directora del Centro “El Pastoreo”, Rosario, Colonia, Uruguay.


Los comentarios están cerrados.