Reflexionando sobre los roles y liderazgos de los/as laicos/as

Este encuentro de las Iglesias Valdenses en la Argentina se realizó en las instalaciones de la Iglesia Evangélica Valdense de San Gustavo entre los días 15 y 16 de agosto. El mismo fue convocado para reflexionar sobre los desafíos que se les presentan a los/as laicos/as en el presente, y los nuevos roles y liderazgos que las comunidades necesitan propiciar.

La mañana de aquel sábado amaneció con una sorpresa: durante los días anteriores, los paisajes de la región se cubrieron con una cortina de agua; sin embargo aquel día amaneció radiante de sol. El tibio ambiente estallaba en un verde campestre, y las personas allí reunidas se confundían en un fuerte abrazo y daban gracias a Dios por el ansiado reencuentro.

Allí (en la Iglesia Evangélica Valdense de San Gustavo, norte de Entre Ríos), se encontraron los valdenses del norte y del sur argentino, con el fin de celebrar el Tercer Encuentro Interpresbiterial de las iglesias valdenses en Argentina. Eran unas sesenta personas de diversas edades, que representaron a las comunidades de esta iglesia distribuidas en las provincias de La Pampa, Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe. El tema que los reunió fue reflexionar sobre Los roles y liderazgo de los laicos.

Cerca de las 10 de la mañana comenzó la apertura de la reunión con un devocional. Posteriormente, la Doctora Carmen Lera, docente de la carrera de Trabajo Social en la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), expuso sobre los cambios sociales que se dieron en el país y el mundo a partir de la caída del muro de Berlín: políticas neoliberales, aumento de la brecha entre ricos y pobres, Fukuyama y el fin de la historia, el achicamiento del Estado y los denominados “gastos sociales”, etc, que influenciaron nuestro modo de ver la realidad pero que a la vez esas ideas nos condenan a la muerte. Necesitamos recrear nuevas formas de relaciones basadas en la fraternidad, cambiando nuestros modos de vincularnos en el día a día, y analizando críticamente los conceptos que echaron raíces en nuestras mentes.

A la tarde, luego de disfrutar de unos juegos propuestos por los jóvenes de la comunidad anfitriona, el pastor Alessandro Esposito (de Bahía Blanca) propuso releer los capítulos 6 al 8 del libro de los Hechos de los Apóstoles a la luz de las prácticas de nuestras comunidades; sobre todo el pasaje en que Felipe y sus amigos predican en Samaria y los apóstoles enviaron a Pedro y a Juan a ver qué pasaba. Muchas veces las comunidades experimentan la necesidad de controlar las iniciativas de los miembros mientras que el mensaje de Jesús libera a los creyentes para desarrollar sus dones en libertad.

A continuación, el estudiante de teología Alfredo Servetti propuso revalorizar el concepto laico, el cual proviene de la palabra griega laos que significa “pueblo”. Mediante una dinámica, invitó a los concurrentes a recordar y compartir aquellos momentos de entusiasmo que motivaron su participación en la Iglesia; luego, señaló que todos, laicos y pastores somos parte del pueblo. En los orígenes del valdismo la acción de los laicos y las laicas fue fundamental, también esto fue así en los inicios de la Reforma, el mismo reformador Juan Calvino era laico, y uno de los lemas fundantes de este movimiento religioso fue “el sacerdocio universal de los creyentes”. En aquellos años fundantes, los ministerios eran vistos como dones más que como cargos eclesiales. Al finalizar, Alfredo planteó la inquietud si ahora podría ser el momento de repensar el concepto ministerio a la luz de nuestra historia pero mirando hacia el futuro.

La jornada del sábado concluyó con una actividad cultural: la murga La Malparida (de Paraná) presentó su espectáculo De lo confuso a lo consiente; una obra desafiante y provocadora que motiva la reflexión sobre temas ocultos, como la procreación responsable, entre otros. Es una obra que refleja el gran trabajo del grupo, y abunda en color y humor.

El domingo a la mañana, los allí reunidos se organizaron en grupos y crearon 3 ó 4 líneas orientadoras que pudiesen aportar a la vida comunitaria. Algunos de los temas que se propusieron con más énfasis son:

  • Detectar dones y capacidades en los/as laicos/as de la comunidad, motivarlos para ejercerlos y brindarles espacios de capacitación.
  • Propiciar los estudios bíblicos, creando espacios también para cantar y orar.
  • Trabajar para recuperar lo emocional en nuestras vivencias de la fe. Propiciar talleres bíblico-teológicos que aviven nuestra espiritualidad.
  • Ser “la sal de la tierra” recuperando nuestra identidad profética.

Luego, durante la tarde, el encuentro dio lugar a las reuniones de los Presbiterios norte y sur, en donde se trataron temas específicos de las iglesias. Y el encuentro concluyó con un culto a cargo de los miembros del Presbiterio Sur Argentino. En esta celebración los allí presentes dieron gracias a Dios por la alegría del encuentro, por las fructíferas jornadas de trabajo y por la labor fraternal de la comunidad local que nos recibió a todos y todas con cariño y dedicación.

(Equipo coordinador del Encuentro Interpresbiterial: Brian Tron, Lucas Charbonier, Sergio Bertinat y Eduardo Obregón)


Los comentarios están cerrados.