Rocío Lee en tu Biblia: Marcos 7: 1-8, 14-15. 21-23.

“Porque ustedes dejan el mandato de Dios para seguir las tradiciones de los hombres”

Para los judíos y fariseos seguir las tradiciones de sus antepasados era obligatorio, y juzgar de impuros ciertos hechos era algo corriente; pero Jesús viene a sacarles la venda de los ojos diciéndoles que sus conductas estaban regidas por mandatos de hombres, no de Dios.

Así como en la historia las tradiciones dejaron su lado negativo al descubierto, también lo hacen hoy en día. ¿Cuántas veces hacemos algo por costumbre, porque así se hizo siempre, aun sabiendo que hay una manera mejor de hacerlo?

Descifrar cuando atenernos a las tradiciones y cuando no, se convierte en una cuestión central aquí. No estamos acostumbrados a cuestionar aquello que nos viene heredado, pero debemos ser conscientes de que todo lo que hemos aprehendido no es más que una interpretación, un punto de vista, una postura; y corresponde a cada uno/a de nosotros/as entender en detalle como elegimos vivir la fe. A veces, mirar con ojos nuevos, con una mirada fresca algo que ya está instalado es sinónimo de rebeldía, de transgresión; pero quizás sólo es una cuestión de interpretaciones.

Gracias Dios por manifestarte y sacarnos las vendas de los ojos, por mostrarnos los errores para poder corregirlos, pues todo lo que hemos hecho mal en este camino no representa más que la oportunidad de mejorar.

Daiana Genre Bert


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *