Árbol Lee en tu Biblia: Marcos 10: 36-45.

Cuántas veces en nuestras vidas, con nuestras relaciones, en los distintos grupos que integramos, en nuestras comunidades de fe, se hacen presentes nuestros egos. Cuántas veces sucede que preferimos seguir líderes o consignas que poco tienen que ver con la palabra del Señor.

En este texto, Jesús le demuestra a Santiago y Juan la humildad y generosidad que se necesita para ser un buen hermano/a y trabajar en pos del prójimo. Jesús los exhorta a que “el que quiera ser grande entre ustedes, deberá servir a los demás, y el que entre ustedes quiera ser el primero, deberá ser el esclavo de los demás”.

¿Qué enseñanza les da Jesús a los discípulos? Les enseña que la grandeza es sustentada por la humildad verdadera, que se alcanza el liderazgo por aceptación y consenso, no por privilegios. Les aclara que hasta él mismo, el hijo de Dios, no vino para ser servido, sino para servir.

Le pedimos al Señor que nos mantenga despiertos/as para estar atentos ante nuestras vanidades y que las tareas y obras de Dios se realicen con la fe, la gratitud y la certeza de que es para la construcción del Reino de Dios.

Laura Michelin Salomon Geymonat.


Los comentarios están cerrados.