ConvenciónArgentina (2)En el marco de la LIII Asamblea Sinodal Rioplatense, se desarrolló en la mañana de este 4 de febrero la Convención de las Iglesias Valdenses de Argentina.

Bajo la sombra de unos árboles en el patio de la iglesia, los delegados de las iglesias de San Gustavo-La Paz, Colonia Belgrano, San Carlos, El Sombrerito-Reconquista, Paraná, Bahía Blanca , Colonia Iris, Flores y IERBA junto a los pastores que trabajan en la Argentina, desarrollaron su asamblea anual.

Luego de un momento de devocional y algunas canciones, se leyó y aprobó el acta de la asamblea anterior y se dio lectura a la correspondencia. Los encargados de organizar y llevar adelante la convención de este año fueron los reelectos: Ronald Garnier, como presidente, y Alfredo Servetti, como secretario.

Posteriormente, se reflexionó acerca del Encuentro Interpresbiterial que se llevó a cabo el año pasado en la comunidad de San Gustavo, destacando la importancia del mismo; otra de las cuestiones centrales fue la posibilidad de organizar un encuentro entre referentes de las comunidades urbanas argentinas que se había planificado para el año pasado, siendo la comunidad de Flores quien organice dicho encuentro en el correr de este 2016. Desde la Convención se destacó el interés y la representación de Mesa Valdense, por parte de su vice moderador Carola Tron, tanto en esta reunión como en el próximo encuentro estableciendo vínculos y experiencias con comunidades urbanas estadounidenses por medio de Iglesia Presbiteriana de los Estados Unidos.

En cuanto a la cuestión administrativa, se informa que Edgardo Malán renunció a su cargo de Representante Legal de la IEV en Argentina, por lo que Mesa designa en su lugar a Lucas Charbonnier, quien ahora cuenta con el aval de la Convención Argentina.

Por último, Alessandro Espósito, expresa su preocupación por ser el único pastor del Presbiterio Sur Argentino, situación que no cree poder afrontar por mucho tiempo, debido a su situación particular de ser extranjero y estar aún en una etapa de familiarización con su entorno; por lo tanto insta tanto a la Convención, a la Mesa Valdense, como al Sínodo que comprendan su realidad y hagan lo posible por afrontar este problema.

Equipo de Prensa Sinodal


Los comentarios están cerrados.