Lee en tu Biblia: Lucas 24: 13-49.

“Creer o reventar” es un dicho popular para expresar algunos hechos que nos suceden y son inexplicables para nosotros. Estamos rodeados de hechos inexplicables que, a veces, le queremos encontrar la vuelta y nada; o a veces, ni les prestamos atención, sólo nos suceden. Ese tipo de hechos han ocurrido a lo largo de la historia, ya en los tiempos bíblicos y algunos aparecen contados en las historias de la gente que seguía a Jesús.

Todos los días convivimos con esas instancias y elegimos que sean trascendentes o intrascendentes. Elegimos que invadan nuestro ser o que simplemente pasen. Muchas veces no sabemos por qué las elegimos, y otras veces se presentan en nuestra vida y nosotros estamos ensimismados en otras cosas, en otros rollos, en nuestros problemas cotidianos. Así como quizás les pasó a estos/as discípulos/as del relato del camino de Emaús. Estaban concentrados en el hecho de la muerte, de la tragedia, de la desesperanza porque en Jesús habían depositado la confianza de una vida nueva y no estaba resultando. Pero tan ensimismados iban que no se daban cuenta que la vida estaba en ese camino, que la vida los acompañaba.

A nosotros/as también nos acompaña la vida todos los días y todas las noches, camina a nuestro lado aunque no la veamos, y a veces da señales y nosotros/as estamos compenetrados/as en nuestro cotidiano o en pensar apesadumbradamente, desesperanzadamente. Y tampoco vemos quién camina a nuestro lado y nos acompaña en nuestro andar. Pero allí está y cada tanto nos lo recuerda.

“…creo en Dios, creo que él vive y él está obrando entre nosotros…” CA

Fabricia Malán


Los comentarios están cerrados.