Cruz_amor Lee en tu Biblia: Juan 21: 1-19.

Cuando confesamos amar a alguien, asumimos un compromiso con ese alguien. Cuidarlo, sostenerlo, acompañarlo, ayudarlo. Estar a su lado y de su lado. Y si ese alguien es el Señor Jesucristo, nuestro compromiso es con toda la humanidad.

¿Me amas? Pregunta Jesús resucitado a Pedro. Tres veces lo pregunta y tres veces Pedro, al final ya molesto, le responde que sí. Apacienta mis ovejas, concluye el Maestro. Menuda tarea. Pedro, con los demás apóstoles, deberá ser el pastor de todos los que creyeron en Jesús y lo siguieron, ahora que el Señor ya no está.

El mismo Pedro que se creía el mejor de todos, que negó al Maestro tres veces, que se durmió en la noche en que debía acompañarlo; el que, desolado tras la muerte de Jesús se fue a pescar sin suerte hasta que apareció el Señor resucitado y le demostró que estaba vivo, y le preparó comida. Y le mandó a cuidar de sus ovejas.

Nosotros somos como Pedro, débiles, miedosos, soberbios, dubitativos. Y como a Pedro, el Señor nos pregunta si lo amamos, para que en respuesta y empoderados por su Espíritu, asumamos el compromiso de servir, de ayudar, de sostener a todos nuestros hermanos. Quiera el Señor acompañarnos en esta tarea.

Heladio Tron
Referente de Comunicaciones de la Comunidad de Colonia Belgrano, Santa Fe, Argentina.


Los comentarios están cerrados.