Lee en tu Biblia: Juan 13: 31- 35.

“Si se aman los unos a los otros, todo el mundo se dará cuenta de que son discípulos míos.”

Jesús se dirige a sus discípulos con una expresión muy afectuosa, que demuestra un gran amor: “Hijitos míos”. Les anuncia que en poco tiempo Dios mostrará su gloria en el Hijo del Hombre. También les enseña un nuevo mandamiento: “Que se amen los unos a los otros. Así como yo los amo a ustedes”.

Jesús le da un nuevo significado a la antigua ley, al decir: “Como yo los amo a ustedes”. Jesús indicó a los discípulos y, por supuesto también nos indica a nosotras y nosotros, un mandamiento que debe renovarse cada día, en cada uno de nuestros actos.

Sabemos que el amor no es sólo de palabra, que se demuestra con hechos; pero… ¡qué difícil nos resulta muchas veces llevarlo a cabo! Hay muchas personas a nuestro alrededor que necesitan que se los escuche, que se les ayude, que se les brinde comprensión y apoyo. Actuemos ya; comprometiéndonos de manera responsable, acercándonos con amor, permanente respeto y solidaridad hacia todas y todos los que nos rodean.

Quiera Dios que podamos actuar día a día, momento a momento, como verdaderos discípulos de Jesús, agradecidos por el amor que Dios nos regala en Jesús, proclamando siempre la buena noticia de la gloria de Dios en la Resurrección de Jesús.

Alicia Barolin
Directora del Centro El Pastoreo.
Rosario, Colonia, Uruguay.


Los comentarios están cerrados.