Pastor de ovejasLee en tu Biblia: Juan 10: 22-30.

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

Se celebraba en Jerusalém la Fiesta de la Dedicación, Hanukkah, recordando la reinstalación del Culto a Yavé (año 164 a.C.) después de haber sido profanado el Templo de Jerusalén en el 167 a.C.

Jesús andaba en el templo por el pórtico de Salomón en donde se paseaban rabinos y discípulos cuando comenzó la discusión. Los judíos querían saber si era el salvador prometido y otros hacerle una trampa para después acusarlo de blasfemo o insurrecto. Por eso Jesús no responde abiertamente, los hechos hablaban: el buen entendedor percibiría que Dios obraba por medio de Él. Pero no todos lo hacían; ellos no eran de su rebaño, necesitaban una respuesta formal de la Ley .

L@s que oyen su voz han descubierto a Jesús como el Mesías Hijo de Dios y no por una declaración jurídica válida, sino desde la confianza. Pero eso no quita que no se les diera la oportunidad; no se los condena. Jesús les ofrece vida eterna, y aún en la muerte nadie los arrebataría de su mano, los protegería aún en los peores momentos. Jesús está seguro de lo que ofrece pues Dios, su Padre, le daba esa confianza, ese poder que le delegaba para extender su reino sobre la Tierra.

Dejémonos encantar por la Palabra y que nos toque el Espíritu Santo para dar testimonio de esa larga, eterna vida en Jesucristo y de su protección como el buen pastor que se desvive por sus ovejas y hasta da la vida por ellas.


¿Recuerdan la canción “Noventa y nueve ovejas son”?

http://www.himnosevangelicos.com/showhymn.php?hymnid=319

https://www.youtube.com/watch?v=nVxm-llPrtk

Ivonne Roland
Miembro de la Comunidad Valdense de Flores, Buenos Aires, Argentina.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *