2º reflexión Lee en tu Biblia: Juan 20: 19-31

…Jesús entró y, poniéndose en medio de ellos, los saludó.
—¡La paz sea con ustedes!

Sopla una brisa resistente y fría en este abril húmedo y llovioso. Causa estupor la noticia de otros rincones donde el tiempo fue mucho más cruel y las lluvias y la creciente de arroyos afectó a varios hermanos y hermanas en sus casas, en sus trabajos, en sus cosechas, en su salud.

Momentos difíciles donde rogamos a Dios padre su compañía y alivio ante la devastación de las fuerzas naturales, aquello que no podemos evitar, aquello que nos cuestiona como humanos finitos.

Sopla también el Espíritu Santo en nosotros, y nos hace seguir predicando al resucitado, al que no vimos pero en el cual creemos. Porque su Palabra sigue uniendo voluntades para colaborar, para ayudar, para recuperarse y recuperarnos, para demostrarnos que cuando queremos no somos tan egoístas como aparentamos en las calles de las grandes ciudades. Que la solidaridad es algo más que un eslogan publicitario y que nos nace de nuestra fe en la confianza en el vivir juntos, en el compartir esta misma Tierra que nos dejaron a cargo.

Aprender, como Tomás “aprendió a creer”, de todo lo que nos sucede, crecer, en nuestras capacidades materiales, para hacer frente a este mundo cambiante, pero sobretodo en nuestra esperanza, en nuestra fe.

Josué Charbonnier
Referente de Comunicaciones de la Comunidad Valdense de Montevideo, Uruguay.

 


Los comentarios están cerrados.