2º Reflexión Samuel Almada
Lee en tu Biblia el texto del evangelio de Juan 17:20-26

“que estén realmente unidos, para que el mundo conozca que tú me has enviado y que los has amado a ellos como me has amado a mí” (Juan 17:23)

El capítulo 17 del Evangelio de Juan es una oración de intercesión de Jesús pidiendo por sus seguidores en un momento crucial de su vida, justo antes que sus perseguidores y enemigos lo encuentren y lo entreguen a las autoridades religiosas y políticas (ver Juan 18). Esta oración tiene el sabor de una despedida, como si Jesús vislumbrara las derivaciones de los acontecimientos que se aproximan. Salvando las distancias, la situación podría ser comparable a la de una persona que se encuentra cerca de su muerte y trasmite a su círculo íntimo su mayor deseo o lo que considera más importante para los que quedan.

La cuestión central que aparece en la oración de Jesús es el deseo de la unidad y manifestación del amor entre sus seguidores y fieles, y por eso se repite varias veces (versículos 11, 21 y 23). En definitiva este es el testimonio más elocuente de lo que significa conocer a Dios (v. 25) y proclamar su nombre (v. 26). Esto es a su vez lo que da confianza y esperanza para pedir también por aquellos fieles que vendrán después, por la palabra y el testimonio de los que siguen a Jesús (v. 20).

Hoy más que nunca esta oración es muy necesaria. Obremos de tal manera que nuestra vida sea un testimonio de unidad y compasión. “Tengamos cuidado de nuestra vida, tal vez sea el único Evangelio que algunas personas vayan a leer” Francisco de Asis.

Samuel Almada

Comunidad Anabautista Menonita – Alta Gracia.


Los comentarios están cerrados.