1º reflexión Pan de Vida Rodrigo Tourn Lee en tu Biblia: Lucas 11:1-13

Para comprender el texto del “padre nuestro” tenemos que entender que a pesar de que Jesús dice “cuando oréis”, no significa que la oración deba usarse como una plegaria ritual, sino más bien como guía o modelo a seguir.

Nótese que cuando dice “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre”, nos muestra la clara relación íntima y personal que debemos tener con Dios, y el principio de orar como una forma de alabanza y adoración a nuestro Señor; las palabras “venga tu reino” no se refiere a orar por un día distante y futuro, sino al establecimiento del gobierno de Dios en nuestras vidas y situaciones, reales aquí y ahora.

Tenemos que reconocer la importancia que Jesús le atribuyó a la oración, como algo que nos ayude a desempeñar nuestra función de administradores del reino. Nuestras necesidades terrenales deben estar sujetas a la voluntad de Dios aquí “como en el cielo”.

Sabemos que las peticiones de nuestras oraciones no se referirán solamente al pan. Que se implorará perdón por pecados específicos, pero con una legítima disposición a perdonar las de otros. Y por último, la petición final de implorar el poder de Dios para vencer el mal, de manera que cuando lo invoquemos no caigamos ni seamos vencidos por la tentación del maligno.

Todo el ministerio del reino comienza, se sostiene y triunfará por medio de la oración. Si un pastor, líder, diácono o cualquier hijo de Dios ha dejado de orar, déjeme decirle que está en graves problemas, al igual que la lectura de la biblia, la oración es un pilar fundamental para mantener en pie el ministerio que Dios nos ha encomendado.

Rodrigo Tourn
Referente de Comunicaciones de la Comunidad Valdense de El Sombrerito-Reconquista, Sta. Fe.


Los comentarios están cerrados.