1º reflexión Pan de Vida Carmen AlegreLee en tu Biblia: Lucas 10, 33b

En la actualidad que vivimos el tiempo corre rápido, ya llegamos a mitad del año, yendo siempre de un lugar a otro sin respiro. Las actividades se nos suman en el trabajo y en las comunidades. Pero sería bueno tomarnos un tiempo para pensar qué es lo importante.

En este sentido, Jesús, en un momento de su vida, iba de camino a Jerusalén, y en el camino, justamente, se encuentra con un maestro de la ley que precisamente le va a preguntar cuál es el mandamiento principal, y quién es su prójimo. Entonces, Jesús, cuenta una parábola sobre caminantes: uno de ellos había caído en desgracia, en manos de unos asaltantes que lo dejaron medio muerto, los otros, que eran tres, pasaron por el mismo camino. Los dos primeros, quienes eran hombres religiosos, siguieron de largo, apurados por sus compromisos, poniendo énfasis en la ley, pues si lo tocaban no podrían cumplir con los ritos. El último lo ve y se conmueve, se acerca, lo cura y lo cuida, él menos pensado, al que nadie tenía en cuenta, por ser extranjero, por tener diferencias religiosas, él es el que se solidariza con el caído.

Cuántas veces hemos escuchado, representado y reflexionado esta parábola, pero seguimos sin conmovernos, seguimos apurados por cumplir, sin hacernos próximo de aquel que está caído al borde del camino, y no es tener lástima, sino sentir empatía, eso que quema por dentro y nos hace ir a la acción. Pero a veces, seguimos preguntando, como el maestro de la ley, quién es nuestro prójimo sin mirar a nuestro alrededor, cuando Jesús nos manda a hacernos prójimo del que sufre.

Pidamos que podamos ser comunidades abiertas, próximas cercanas, caminantes para acompañar al que sufre y seguir a nuestro maestro que, decididamente, marcha a Jerusalén.

Carmen Alegre
Comunidad El Sombrerito-Reconquista, Sta. Fe., Argentina.


Los comentarios están cerrados.