Lee en tu Biblia: Lucas 15: 1-7.

Los evangelios registran muchos diálogos de Jesús con las principales autoridades religiosas judías y en el texto de Lucas 15 se registra la acusación a Jesús por “recibir a los pecadores y comer con ellos”, algo no permitido por la ley judía.

La respuesta de Jesús se da por medio de la presente parábola. La parábola es un relato imaginario que se da bajo imágenes y escenas bien conocidas por todos. En este caso, comprende el escenario campesino del pastor y sus ovejas, con especial énfasis en el cuidado de que ninguna oveja se pierda y en el caso en que una se extravíe, la máxima atención estará puesta en su búsqueda hasta encontrarla y reintegrarla al conjunto.

Una de las particularidades de las parábolas de Jesús es que el significado esencial de las mismas no aparece explícitamente, sino que debe ser descubierto, develado por parte de los oyentes y lectores de todos los tiempos. Este hecho es muy significativo: Jesús promueve la participación de quienes reciben su enseñanza, involucrándolos en el desarrollo y la resolución del relato.

En el caso de la parábola del buen pastor y la oveja extraviada, su significado está en el gran anuncio de que el amor de Dios se nos da a conocer en la palabra y en la persona de Jesús, el buen Pastor.

Otro dato implícito en el relato es la invitación a una genuina alegría toda vez que un ser humano humilde y rechazado por los soberbios es reintegrado a la sociedad.

Delmo Rostan
Pastor emérito de la Iglesia Valdense.

Tags: , ,


Los comentarios están cerrados.