el-samaritano-agradecido

Lee en tu Biblia: Lucas 17:11-19

En este hermoso pasaje del Evangelio de Lucas, Jesús se extraña de que sea precisamente un extranjero el que vuelva, un samaritano, (con lo que eso significaba entonces en el mundo judío) da una lección a los judíos.

Da igual de donde se venga, religión, cultura, ideales,… y da igual lo que nos pase, Dios tiene algo para nosotros/as, y la respuesta, a veces, no siempre corresponde con la Gracia recibida. Reconozcámoslo, a veces, somos demasiado pedigüeños/as con Dios y muy poco agradecidos/as.

No se trata sólo de obedecer o de ser buenas personas. Los leprosos también obedecen el mandato de Jesús y hay una relación religiosa, van al sacerdote, pero sólo uno tiene un verdadero agradecimiento. No basta con las prácticas o cumplir con los mandatos, tiene que haber una actitud desde el corazón.

Dios nos ha dado la oportunidad de disfrutar de cada día. ¿Cómo lo agradecemos? ¿Cómo nos mueve lo que Dios hace por nosotros y nosotras? Muchas veces, pedimos el milagro como condición previa para comprometernos más en nuestra vida cristiana, pero no, es la obediencia “ciega” a las palabras y proyecto de Jesús lo que debe anteceder al milagro.

¿Nos sentimos obedientes y agradecidos/as para caminar por los caminos de Dios? Esta sería una de las preguntas que podríamos hacernos a lo largo de nuestra vida. Nuestra sociedad no valora el agradecimiento; tal vez, por eso nos dejamos llevar. Exigimos, pedimos,… pero somos tan poco agradecidos/as…

Adherirse a la persona de Jesús y a su proyecto necesita una decisión personal, firme. Cuando se da, entonces, la vida recomienza y esta se recrea ¿Vivimos esa decisión y esa firmeza en nuestro seguimiento?

Nora Justet
Pastora de la Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata.


Los comentarios están cerrados.