El lunes 6 de febrero de 2017 amanecimos con la noticia de un nuevo femicidio, esta vez en el Complejo Verdisol, en Montevideo, Uruguay.

Como jóvenes Valdenses, la violencia de género nos ha venido tocando de cerca, nos interpela y nos convoca a no quedarnos callados ni calladas.

Entendemos que la lucha no es solo nuestra, de los y las jóvenes, sino que involucra a la Comunidad de Fe toda.

Todos y todas somos hombres y mujeres, mujeres y hombres, unidos en comunión, luchando por la vida.

Somos iglesia viva, iglesia profética, que denuncia un sistema que mata y anuncia un proyecto de vida buena y abundante para todos y todas.

Juventud Valdense

Equipo de Prensa Sinodal


Los comentarios están cerrados.