Lee en tu Biblia: Mateo 5:13-20.

¡Qué lindo texto bíblico para leer, releer, y pensar en nosotros!…es una maravilla que Jesús utilice para enseñarnos estos dos elementos tan comunes para todos los humanos, como la sal y la luz.

La sal en las comidas realza el sabor, parece que le da nuevo gusto a lo que comemos; y la luz nos marca el camino, hace que veamos lo que nos rodea, que nos veamos entre nosotros.

Hay personas, actitudes, y/o situaciones que, a veces, nos hacen sentir en tinieblas en nuestro y los demás caminos; no les da gusto nada de lo compartido con nosotros o tampoco valoran que cada persona es diferente y que aportamos desde nuestro lugar nuestra orientación y nuestro gusto a la vida.

Es por eso que, es nuestro desafío cumplir lo que Jesús nos encomienda, ser sal y luz en nuestro diario vivir, darle sabor, gusto a lo que hacemos… decirmos ser personas que aceptemos el reto de andar por caminos claros, y ayudar a otros a andar.

Enrique Gaydou
Director de Hogar de Ancianos – Residencia “El Parque”, en Colonia Belgrano, Santa Fe.


Los comentarios están cerrados.