Apuntes de la Directora

Fue sin dudas la semana más fría de febrero, primero llovía despacito como pidiendo permiso, después creo que tomó confianza y se hizo cada vez más intensa, siempre acompañada de un viento fuerte que voló cuanta ropa había tendida. Quizás fue justamente por estar cerca de la playa, para que no nos tentara a escaparnos, quizás porque hacía falta el agua a las tierras de Colonia, quizás por no cuidar nuestra casa común, o bueno, porque sí… La cuestión es que el suelo del Parque XVII de Febrero se vistió de ramas y hojas verdes por donde se mire, y varios/as recurrimos a las frazadas que los/as voluntarios/as organizaron en una mesa.

Más allá de ese detalle climático, el LV Sínodo se desarrolló con normalidad, primando el intercambio de ideas en el trabajo en áreas y el diálogo constante. Personalmente, como directora de Página Valdense, participé del área «Vida de Fe», allí tratamos lo propuesto por la Comisión de Examen en relación a los cultos, el ministerio en las comunidades, comunicación, entre otras temáticas; además el Movimiento Juvenil Valdense compartió un documento sobre su postura en cuanto a la baja de la edad de la imputabilidad –de nuevo en el tapete porque en Argentina se pretende bajar a los 14 años.

En varios momentos recordé charlas que había tenido en el marco de las Asambleas Juveniles Rioplatenses. Mientras que a los/as jóvenes nos preocupaba allá por el 2009 la baja participación en los grupos, en el sínodo nos preocupa la participación en los cultos; mientras que los y las jóvenes estamos continuamente pensando cómo salir de nuestra comodidad, intentando llevar esa fe que tenemos y vivimos a otros ámbitos de la sociedad, la Comisión de Examen nos planteó en resumidas cuentas que siempre hablamos de misionar pero no logramos concretarlo.

Recuerdo también una tarde de enero, en un rioplatense, en el grupos de comunidades urbanas en el que estábamos divididos, manifestamos nuestro desaliento y preocupación porque a pesar de intentar convocar a más chicos y chicas, en los grupos siempre éramos los/as mismos/as. Recuerdo que caminábamos en círculo, pensábamos estrategias y soluciones para nuestro gran problema en ese momento… hasta que el tallerista nos preguntó: «¿por qué están tan preocupados/as por la cantidad, por un número? Tengan presente su historia de cuevas y persecución donde cuántos menos eran, mejor. Quizás la solución no es que salir a invitar gente sólo para ser más, sino que esos 3 o 4 que se juntan se sientan bien participando, después esa alegría se comparte, se demuestra… y quizás esa sea la mejor invitación, sentirse bien en los espacios que participamos…»

Creo firmemente que somos una iglesia libre, una iglesia donde caminamos codo a codo, donde optamos por incluirnos aunque pensemos y seamos muy diferentes, donde hacemos una crítica constante no sólo a la sociedad actual sino también a nosotros mismos, como iglesia, como hermanos y hermanas con la misma fe, con la esperanza de un mundo más justo, comprensivo y con más amor. Creo también que en esa crítica constante nos desviamos de lo importante, nos preocupamos demasiado por números, pero no vemos que intentamos y seguimos intentando…

Otro 17 de febrero que pasó… Otro día de celebrar la libertad. Esa libertad que no llama a salir de nuestras cuevas, que no son las mismas que las de los Valles, a salir de donde nos ‘escondemos’, a mostrar quiénes somos y qué pensamos. Esa libertad que nos cuestiona nuestras actitudes, relaciones y demás. Esa libertad en la que vivimos, y queremos compartir.

Daiana Genre Bert


Una respuesta a “Salir de nuestras cuevas, llevar libertad: Página Valdense, edición feb./mar. 2017”

  1. Vanderclebson da Silva Vieira dice:

    Caros amigos Valdenses….estive estudando a História do Êxodo de alguns Valdenses para o Brasil, isso há muitos anos atras ….confesso que fiquei feliz por isso, não pelo motivo que os trouxe aqui, mas pela possibilidade de estreitarmos laços..Como vocês já sabem da existência do trabalho que estou desempenhando aqui em solo Brasileiro, trabalho este feito só pela graça..mas feito com tanto amor e carinho…Espero que um dia desses vocês entrem em contato comigo, só para saber como estão sendo as atividades aqui.

    Abraços…Pr. Vander Vieira- Igreja Evangelica Valdense do Brasil