Lee en tu Biblia: Juan 4:5-42. “Vino una mujer de Samaria a sacar agua…”

Mientras reflexiono sobre este pasaje, estamos en víspera del Día Internacional de la Mujer. Este relato cobra un significado muy especial en un tiempo en el cual el femicidio está a la orden del día y el patriarcado está resquebrajándose.

Es desde esa perspectiva que los invito a retomar el diálogo entre Jesús y la mujer samaritana. Dos culturas se encuentran. Son dos personas con diferente ubicación social que se ponen en diálogo: Jesús, el judío, quien rompe la barrera de una tradición para pedir agua; y la mujer de Samaria “sin nombre”, quien responde al pedido de Jesús. Así se entabla un diálogo desde lo sencillo y práctico, desde la diversidad de cultura y tradición, pero un diálogo que tiene consecuencia: una vida transformada.

Para el pueblo de Samaria, esta mujer que seguramente era estigmatizada desde su cultura por su historia de vida, es la que viene a descubrir el sentido de la vida por el encuentro con Jesús.

El centro de la conversación es el agua, elemento básico para toda subsistencia humana. Ella se refiere al agua física, pero Jesús a un nuevo concepto del agua, al sentido profundo de la existencia que sacia la sed espiritual.

El diálogo de este encuentro que parecía ser un diálogo de sordos es el que va a darle un nuevo fundamento a la samaritana, el cual a su vez, impactará directamente en el pueblo de Sicar. Después de descubrir que su vida cobró una nueva dimensión ya no podía quedarse callada. De esa manera, nos relata el Evangelio de Juan, que la misión de Dios entra en Samaria de la mano de esta mujer “sin nombre”.

¿Nos dejaríamos interpelar por un extranjero y desconocido con una noticia tan profunda que transforma vidas?

Wilma E. Rommel

Wilma es pastora de la Iglesia Evangélica Luterana Unida, habiendo sido consagrada en un Sínodo Valdense; por muchos años fue pastora de la Iglesia Valdense en Argentina (Pcia. de Santa Fe) y en Uruguay (Deptos. de Rocha y Montevideo). Estudió teología en ISEDET y posteriormente Pedagogía Social en Alemania.

Tags:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *