Dentro del gran semillero que fue el tiempo de las reformas protestantes descubrimos frases que ya se expresaban en relación al vínculo del ser humano con el ambiente. Del reformador Juan Calvino (1509-1564, Suizo) encontramos que:

La gracia de Dios se ha manifestado para salvación de todos los hombres, enseñándonos que renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria,  justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador, Jesucristo” (Inst. III.7,3).
“pues lo superfluo aumenta permanentemente…. vean entonces a lo que las personas se abandonan: a sus deleites y alegrías, a su suntuosidad y presunción y a todo lo que les parece gracioso y codiciable.”i

Esta lógica en la manera de vivir expresada por Calvino en su obra Las Instituciones (1536), tiene su precedente histórico hacia finales del siglo XII en la motivación a la conversión de Valdo, muy probablemente motivada a partir del relato del joven rico en Mateo 19. Tanto la crítica de Calvino como la decisión de Valdo de abandonar los bienes y salir a predicar por las calles tienen una búsqueda en común basada en la pregunta sobre el vínculo del ser humano con el resto de la creación y el sentido de la vida misma.

Si bien hablar del impacto de la Reforma en relación al ambiente sería prematuro para aquel contexto histórico, vemos que aquellas visiones tienen plena vigencia en nuestra actualidad. La crítica de Calvino al despilfarro, la codicia, la presunción tienen su correlato actual en una sociedad cada vez más marcada por el individualismo y el consumismo.

Las comunidades valdenses han estado fuertemente identificadas con la tierra, ya sea en los valles, durante los tiempos de persecusión, ya sea en la llegada al Río de la Plata ubicándose en zonas de desarrollo agrícola-ganadera. Este vínculo espiritual de una fe integral relacionada con el trabajo y la tierra fue dador de un sentido de vida basado en la austeridad, la gratitud a Dios y el arraigo comunitario. Estos valores se vieron sin embargo amenazados ante la influencia de los aspectos de la revolución industrial, la mercantilización del trabajo, la sobreexplotación de la tierra y la confusión entre austeridad y avaricia.

Los desafíos aún vigentes desde la Reforma en relación al ambiente apuntan a poder recuperar una visión holística e integradora del ser humano como parte de la creación, respetando cada una de las partes, logrando un mayor equilibrio sostenible en el tiempo donde cada uno y cada una encuentre los límites saludables para poder dar y recibir en la justa medida lo que necesitamos para vivir en reconocimiento de la gracia abundante de Dios que nos creó en libertad para la vida plena.

Carola Tron

i Vischer Lukas Calvino y la responsabilidad frente a la creación de Dios. En http://www.calvin09.org/es

Tags: , , , ,


Una respuesta a “EL IMPACTO DE LA REFORMA EN LA RELACIÓN CON EL AMBIENTE”

  1. Mario Vigna dice:

    Muy buena reflexión Carola !!!!