Lee en tu Biblia: Juan 20: vs.21 y 22

Tres hechos esenciales son citados por el texto: el saludo de Jesús con la palabra “Paz”, el mandato dado a sus discípulos y el don del Espíritu Santo. De las tres acciones, nos limitamos a la última ya que la cristiandad celebra en este tiempo la venida del Espíritu Santo en “Pentecostés” (50 días después de Pascua).

En una acción simbólica de extraordinario significado, “Jesús sopla sobre ellos diciendo: Reciban el Espíritu Santo”.

Para el lenguaje bíblico “soplo, viento, espíritu” tienen las tres una raíz en común y eso nos ayuda a comprender el acto simbólico de Jesús soplando su espíritu sobre la comunidad reunida. El aire, viento, no se origina en una acción del ser humano, es invisible e ingobernable y en ciertas ocasiones, imprevisible. Puede manifestarse como suave brisa o como un potente huracán. El aire es el elemento esencial para la vida del ser humano y para la naturaleza y puede transformarse en energía eléctrica o en provisión de otro elemento esencial como es el agua.

Pese a que ninguna imagen que nos hagamos llega a describir cabalmente las intervenciones y acciones de Dios sobre su creación, pueden aproximarnos a la comprensión de las mismas. El Espíritu de Dios es invisible, soberano e imprevisible, pero su intervención en la vida del ser humano es inconfundible, promoviendo en cada persona bien dispuesta a recibir el soplo divino, los gestos, palabras y acciones benéficas que se transforman en elementos vitales para los demás.

Mucho más que una circunstancial celebración de Pentecostés, estamos convocados por Cristo para recibir y compartir su saludo de Paz; para recibir su Soplo del Espíritu que nos transforma en “molinos de viento”, instrumentos de energía para la vida de los demás.

“Ven hoy a nuestras almas / infúndenos tus dones /
Soplo de Dios viviente / oh Santo Espíritu del Señor.”

(Canto y Fe N° 75)

Delmo Rostan, pastor emérito


Una respuesta a “SOPLO VITAL”

  1. Rosa Ester Malan dice:

    Como siempre Delmo diciendo lo que de verdad debemos de entender para completar nuestras vidas y así vivir plenamente Amén