Valeria Svedov

Durante el 29 de junio y el 7 de julio de 2017 tuvo lugar la 26° Asamblea General de la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas (CMIR), en Leipzig, Alemania.

Valeria Svedov de la Comunidad de Chapicuy, Paysandú- Uruguay- fue una de las delegadas representante de la Iglesia Valdense del Río de la Plata en dicho evento. Valeria tiene 30 años y es Licenciada en Trabajo Social. La Encargada de la Secretaría de Comunicaciones de la Iglesia Valdense estuvo en entrevista con ella para conocer sobre su experiencia.

El lema que convocó a casi 1,000 personas fue: «Dios de vida, renuévanos y transfórmanos». Este encuentro se realiza cada 7 años. En asamblea, las personas involucradas definen la dirección de la CMIR y eligen a sus nuevos dirigentes.

Tu rol. “Fui como delegada de la Iglesia Valdense junto a la pastora Carola Tron y a delegados de la Iglesia Valdense de Italia. Desde ese rol, participé en la Pre-Asamblea de Mujeres del 26 al 29 de junio y posteriormente de la asamblea general. En la Asamblea de Mujeres la dinámica estuvo marcada por ponencias sobre la situación de vida cotidiana y vida de Fe de mujeres en diferentes regiones, instancias de intercambio y debate, momentos de celebración al Dios de la Vida y finalmente por producciones que se realizaron para llevar a la asamblea general.”

Capacitación. “Una se enriquece de las vivencias, de las experiencias, y eso nos ayuda a repensar nuestra propia situación, ya sea social o de la propia vida de la Iglesia. La capacitación fue permanente. Aprendés de ver cómo está la situación de otras comunidades, otras iglesias, y del lugar de la mujer en esos espacios.”

Sensaciones y reacciones. “En la Pre-Asamblea de Mujeres, la violencia de género y la ordenación de la mujer fueron los ejes principales, aunque también se dedicó un espacio de cuestionamiento al sistema global de consumo. Con respecto a la violencia de género, contamos con algunas exposiciones donde nos mostraban las diferentes violencias que se ejercen contra el género femenino, como por ejemplo: la mutilación genital, el aborto selectivo y los matrimonios arreglados. También las quemaduras con ácido, las apedreas y las muertes por honor. Cuando se refirió a estas realidades se generaron momentos de profundo dolor colectivo. A la luz de nuestra cultura occidental tan civilizada, vemos con horror estas situaciones que les toca vivir a estas mujeres. Pero, por otro lado, si prestamos atención a nuestra realidad, en Uruguay contamos con una de las tasas de femicidio más alta de la región. Entonces, una empieza a dudar si estamos tan adelantados en las políticas de género y en equidad como solemos decir. La violencia en general y particularmente la de género está atravesando momentos muy rabiososos en todo el mundo, con distintas manifestaciones. Me resuena un poco el hecho de encubrir las violencias atribuyéndoselo a las expresiones culturales, ya que eso puede llevarnos a no generar cambios o a paralizarnos.”

Transformación. “A través del lema me surgen dos apreciaciones. Por un lado, me sorprendió gratamente ver a esta comunión mundial con una línea de expresión de Fe, de pensamiento y de trabajo enfocada en cuestionar y condenar el pecado sistémico, el sistema de consumo, las prácticas que producen muerte, y todo lo que esto engloba y conlleva. A su vez reconocer e integrar en La Misión los horizontes de justicia económica, justicia ecológica y justicia de género, no acerca sin duda a un Dios Vivo, que renueva y transforma . Ver eso fue esperanzador. Por otro lado, sin embargo, me pareció que muchas veces nos aceleramos y confiamos en los discursos, repetimos un lema, pero en la realidad estructural y cotidiana las prácticas no son del todo reformadas, según mi punto de vista. Vemos también la utilización de la Biblia para generar o perpetuar un sistema de poder patriarcal, hegemónico, en contra de la renovación y las prácticas de justicia. Se visualizó un camino de transformación que se está transitando, pero aún hay resistencias explícitas e implícitas muy perceptibles.”

Verónica Biech
Encargada de la Secretaría de Comunicaciones de la IEVRP


Los comentarios están cerrados.