Apuntes de la Directora

Más allá del celeste y rosa

Pensar el feminismo como temática central de Página Valdense de este mes nos pareció interesante por la manera en que un movimiento social y político, que se gestó hace ya mucho tiempo,parece tener cada día más presencia en nuestra cotidianidad. Puedo decir entonces que es un movimiento que surgió siglos atrás, pero hoy parece estar de moda; con todo lo que ello pueda significar.

Creo que lo que intentamos hacer cuando pensamos el contenido es volver a pensar en lo que significa ser feminista; darnos la posibilidad de pensar cuántas luchas del feminismo nos involucran, nos atraviesan y nos importan; y también pensando en qué nos interpela a todxs, no sólo a las mujeres.

Les proponemos los artículos que siguen como un puntapié para animarnos, para pensarnos…

Es por eso que en las siguientes páginas van a encontrar textos con algo de historia sobre el movimiento, que como dice Claudia Tron, busca «la toma de conciencia de las mujeres, de la opresión, dominación, y explotación de la que eran objeto por parte del colectivo de varones en el seno del patriarcado». También un texto sobre los aportes que hicieron y hacen las teologías feministas porque, como dice Marisa Strizzi,

«Se trata de que la fe tenga un sentido liberador para las vidas que se tornan invivibles por no calzar en los formatos prestablecidos por ideologías acríticamente asumidas. Hoy, las teologías feministas conforman un camino de cooperación en el desmantelamiento de escenarios asfixiantes y la construcción de nuevos espacios de vida.»

Además de dos testimonios de trabajo y compromiso, lo que pretende ser un resumen de una tesis que indaga y pone en palabras lo que sucede en el ámbito del periodismo deportivo con las profesionales, y por último, un texto sobre las incidencias del feminismo en las expresiones y sensibilidad de los varones. Todo esto, como dije antes, y al menos desde mi punto de vista, es una propuesta para revisar lo que pensamos, lo que creemos, para seguir construyendo esta vida buena y abundante que queremos para todxs.

A fines de junio tuvimos un encuentro en Paraná, donde validamos un proyecto de capacitación teológica colectiva y también comenzamos a reflexionar sobre los fundamentalismos; allífui parte de un panel que tenía como tareainiciar formalmente el tiempo de reflexión. En mi aporte, una de las cosas que me animé a pensar y compartir tiene relación con los mandatos sociales y culturales que nos atraviesan, por ejemplo cómo desde que nacemos nos «clasifican» en mujeres y varones, en celeste y rosa, en autitos y muñecas… desde nuestra infancia crecemos con esta suerte de clasificación que muchas veces nos limita, nos encasilla, nos etiqueta.

Estas etiquetas son el reflejo de un patriarcado que sigue tendiendo sus redes –a veces imperceptibles-, y poder poner bajo sospecha cada una de ellas forma parte de actitud crítica que nos permite seguir construyendo, nos hace libres y nos transforma.

Me animo a creer que podemos construir una infancia de colores, más allá del celeste y el rosa; que podemos ir saliendo de a poco de la lógica binaria hombre- mujer; que podemos resignificar nuestras palabras. Me animo a creer que juntxs vamos a poder construir una sociedad y una cultura menos machista, menos misógina, menos sexista… menos patriarcal. Me animo a creer porque sé que somos muchxs quienes pensamos que, sin prisa pero sin pausa, es posible.

Daiana Genre Bert


Los comentarios están cerrados.