Lee en tu Biblia: Mateo 21:23-32.

¿Qué haríamos hoy si Jesús se presentara “físicamente” en nuestros templos, en nuestras reuniones? ¿qué haríamos si un total desconocido se sentara junto a nosotros hablando con autoridad, con seguridad, con certezas, cuestionando nuestro accionar o nuestra inmovilidad ante nuestros prójimos?…Seguramente lo cuestionaríamos primero a él. ¡Dios nos guíe para que no hagamos esto…! ¡Dios nos guíe para que podamos reconocer en el otro y en nosotros mismo su voz, su autoridad que nos movilice a caminar, a anunciar un Reino compartido por y para todxs!

Muchas veces imploramos por respuestas, por orientación en nuestro camino, cuando en realidad ya se nos ha revelado, ya las hemos obtenido, pero en nuestra humanidad no son de nuestro total agrado. las consideramos pequeñas, incómodas, poco desafiantes o por el contrario demasiado lejanas, inalcanzables… en realidad sabemos lo que debemos hacer, en realidad tenemos conocimiento… pero nos planteamos excusas, postergamos, ponemos prioridades terrenales…

Jesús nos invita a ir por el camino de justicia ya anunciado por Juan… justicia en amor, justicia social, a hablar con verdadera autoridad porque conocemos el mandato de Dios, el anuncio de su Reino ¿futuro? yo creo que ya somos parte de él.

Es por esto que debemos desafiarnos, apoyarnos y acompañarnos en comunidad para no solo haber aceptado cuidar y trabajar el viñedo, haber afirmado fuerte y claro :-¡Si, Señor iré! y quedarnos en nuestra comodidad de dar la respuesta certera.

Sintamos el desafío a obedecer, a ayudar a quién su primera respuesta fue un gran :-¡No!; con amor en Cristo, con disciplina en su palabra pero sobre todo con mucha paciencia y mucha acción.

¡Qué la bendición de Dios nos acompañe y guíe, para poder ser bendición de quienes están cerca nuestro!

María Ester Sarden


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *