El miércoles empezaron las clases en Palestina, el viernes Asil estaba muy contenta porque había comprado su primer libro de inglés para la escuela. El sábado un colono israelí la chocó cuando cruzaba la ruta que está a metros de su casa, la arrastró 40 metros con el auto. Cuando la ambulancia israelí llegó, 50 minutos después del accidente, Asil ya estaba muerta. Asil tenía 8 años y murió en frente de una de sus hermanas mayores. El colono que la mató intentó huir, pero su padre se lo impidió.

Este colono pertenece a las fuerzas de seguridad israelíes y vive en el asentamiento israelí en la Palestina ocupada llamada Mehora1, cerca de Furush Beit Dajan donde Asil vivía con su familia hasta el sábado pasado.

Después del accidente arribó la policía israelí, detuvo al colono por un rato y luego lo dejaron ir. Más tarde, llegaron las fuerzas de seguridad israelíes y declararon toda el área como “Closed zone”2. ¿La razón? Proteger a este colono de una posible venganza palestina. No hubo venganza, sólo el funeral de una niña y una manifestación para reclamar justicia.

El miércoles pasado, cinco días después del accidente, Tarek –el padre de Asil- se presentó ante la Corte Israelí3. Allí el juez le dijo que ellos -los palestinos- tenían prohibido cruzar la ruta. Es decir, Asil no debió haber cruzado la ruta… Tal vez debió haber usado las alas de su imaginación para volar hasta el otro lado del camino, pues no hay muchas opciones terrestres para salir de casa. El juez también le dijo que la velocidad a la que conducía el colono que mató a su hija era 40-50 km/h.

Asil tenía nueve hermanos, los más pequeños aún la esperan para jugar, aún no entienden que se haya ido para siempre. Su madre hace días que no habla y su padre no sabe qué hacer para contener a su familia.

La ocupación israelí ha ido destruyendo esta familia poco a poco. A Tarek le han quitado la libertad y el derecho a trabajar. A sus hijos el derecho a ser niñxs. A toda la familia le han privado de una vivienda digna y del acceso al agua4. Todo lo necesario para una vivienda les está vedado. Ahora la ocupación le ha quitado una de sus hijas. ¿Qué más le pueden quitar? Tal vez el resto de sus hijos…

Este viernes es Eid Al Adha5. ¿Qué pueden festejar? Absolutamente nada. Tarek nos pidió explícitamente contar esta historia, quiere que el mundo sepa lo que la ocupación le ha hecho a su familia. “En los últimos 15 años no he tenido un día de felicidad”.

M.G

*M.G. está sirviendo como acompañante ecuménica (voluntaria) en el Programa de Acompañamiento Ecuménico en Palestina e Israel (PEAPI) del Consejo Mundial de Iglesias (WCC). Las opiniones aquí vertidas solamente son responsabilidad absoluta del autor y no necesariamente representan al PEAPI Argentina o al WCC. Si se desea publicar la información de este artículo o su distribución por favor contactar antes a o al EAPPI Communications Officer (communications@eappi.org) para solicitar su autorización.

Para más información ver: http://americalatina.peapi.org/,  https://eappi.org/en


1- “La población de colonos de la Zona C de Cisjordania y Jerusalén Oriental se ha duplicado desde los Acuerdos de Oslo, hasta superar las 594.000 personas (incluidas las 208.000 estimadas en Jerusalén Oriental) a finales de 2015, repartidas entre unos 130 asentamientos y 100 asentamientos de avanzada” (Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos e informes de la Oficina del Alto Comisionado y del Secretario General, 2017). Ver informe completo en: https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/G17/091/66/PDF/G1709166.pdf?OpenElement
2- Desde 1970 Israel ha declarado el 18 por ciento de Cisjordania o alrededor del 30 por ciento de la Zona C como zonas de entrenamiento militar. Hay alrededor de 38 pequeñas comunidades con alrededor de 6.200 personas en estas zonas aun cuando está prohibida su presencia excepto que medie un permiso especial. Sin embargo, muchas de estas comunidades ya existían antes de que estas zonas fuesen declaradas de entrenamiento militar (UNOCHA, 2017). Ver informe completo en: https://www.ochaopt.org/content/firing-zones-and-risk-forcible-transfer
3- En el área C de Cisjordania (bajo control militar y civil israelí) el Comando Militar Israelí impone la ley marcial. En este marco Israel estableció cortes y comisiones militares en los Territorios Palestinos Ocupados. Estas cortes asumen la jurisdicción sobre ciertos asuntos criminales y sobre todas las cuestiones relativas a disputas sobre tierras, impuestos, recursos naturales y finanzas. De hecho, estas cortes y comisiones ejercen su jurisdicción sobre todos los aspectos de la vida de los palestinos en Cisjordania y en la Franja de Gaza (Norwegian Refugee Council (2015). Training Manual, Housing, land and property in the West Bank, Area C. Págs. 18-19).
4- La mayoría de las comunidades palestinas en la Zona C de Cisjordania (control militar y civil israelí) no tienen agua corriente o bien acceden a ella de manera irregular, forzando a las personas a adquirir costosos tanques de agua (UNOCHA, 2017). Ver informe completo en: https://www.ochaopt.org/theme/water%2C-sanitation-and-hygiene
5-Eid al Adha (celebración del Sacrificio) es la festividad mayor de los musulmanes que conmemora el pasaje recogido tanto en la Biblia como en el Corán, en el que se muestra la voluntad de Ibrahim (Abraham) de sacrificar a su hijo como un acto de obediencia a Dios, antes de que Dios interviniera para proporcionarle un cordero y que sacrificara a este animal en su lugar.

Tags: , ,


Los comentarios están cerrados.