Lee en tu Biblia: Mateo 18: 15-20.

El perdón es una cosa seria, pues tiene una dimensión sanadora. El perdón implica una reconstrucción creativa de la relación humana. Jesús sabe bien de ello y por eso este párrafo está incluido en las llamadas “instrucciones para la vida comunitaria”.

Jesús nos pone un camino, que implica siempre una relación personal, un cara a cara entre quien se siente ofendido(a) o resulta víctima de un atropello y quien aparece como agresor. Una instancia de reconciliación personal, que si no resulta efectiva debe ampliarse, para incluir a la comunidad, primero en la forma de testigos de ese esfuerzo recomponedor, y luego como totalidad que orienta y decide.

Es, finalmente, la comunidad en oración la que tiene la capacidad de restituir el vínculo, o declarar su ruptura. Mientras tendemos a concentrar la autoridad en unos pocos, incluso en una sola persona, Jesús nos propone ampliar el círculo de involucrados y la decisión final es colectiva: allí reside la verdadera potestad del amor. Cabe notar que mientras la capacidad de “atar y desatar” en Mateo 16:18-19 es dada a Pedro, aquí con exactamente las mismas palabras (vv. 17-18) se le da a la iglesia como totalidad (de paso, en esos versos son los únicos en los que aparece la palabra “iglesia” en los evangelios).

Las reconciliaciones forzadas que pretenden disminuir o justificar la gravedad del hecho (sea en el plano personal o en el social) no son “evangélicas”, sino todo lo contrario. Por eso hay incluso una sanción (en este caso eclesiástica) para quien no está dispuesto a reconocer su falta. Y esto también tiene un sentido sanador.

En su libro “El precio de la gracia” D. Bonhoeffer comienza hablando justamente del perdón, y destaca que debe perdonarse al pecador pero no al pecado. Esto es decisivo: el mal es mal, y no puede desconocerse o minimizarse. La redención es un crecimiento en nuestra condición humana, y el perdón forma parte de ello.

Néstor Míguez


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *