Apuntes de la Directora

De Barreras y Puentes

En esta edición de Página Valdense intentamos abordar la temática de la actividad física y el cuidado del cuerpo; entendiéndolos como motores que trabajan también la autoestima y la inclusión. A lo largo de las primeras páginas podrán recorrer una serie de artículos muy diversos pero que tienen como eje trasversal la creación y el fortalecimiento de vínculos.

En mis últimos años de facultad participé de las clases de fútbol que la universidad ofrecía de forma gratuita, y luego en la liga santafecina de fútbol femenino representando, justamente, a la Universidad Nacional del Litoral. Fue en ese tiempo que conocí a Carolina Benke, a quien entrevistamos en este número. Su experiencia con el fútbol femenino es enorme, pero su pasión aún más; es por eso que nos cuenta sobre «Arenas», su escuela de fútbol que nació para que más niñas puedan tener la posibilidad de practicar este deporte, para que aprendan las técnicas futbolísticas pero también la disciplina y los valores que todo deporte colectivo necesita.

En la entrevista nos cuenta que no es sencillo organizar, planificar ni llevar adelante una escuela de fútbol sólo para niñas, se tuvo que abrir camino en un ambiente que fue exclusivo de hombres, al menos por varias generaciones. Al respecto nos dice:

«(…) la idea de abrir una escuelita para niñas, para justamente romper con esos esquemas mentales, derribar esas barreras poco a poco y buscar de alguna manera convencer tanto a las familias de las niñas y mujeres a que se puede jugar al fútbol como cualquier otro deporte, brindándoles la confianza y la libertad para hacerlo.»

Otro de los artículos que les proponemos en esta edición guarda relación directa con el impacto que tiene la actividad física en las personas con capacidades diferentes. En este sentido André Guigou nos cuenta sus experiencias como psicólogo e instructor de equinoterapia en Arruyo Oriental, un centro de rehabilitación ecuestre en Colonia de Sacramento; y también, la profesora de Educación Física y la Trabajadora Social de El Sarandí Hogar Valdense, comparten su visión sobre como el deporte es una herramienta de inclusión. En correspondencia con esta idea, les comparto un extracto de este artículo:

«(…) la discapacidad se logra disminuir o suprimir cuando la persona desarrolla su vida en un entorno que no le pone barreras. Las barreras pueden ser de todo tipo; arquitectónicas, físicas o actitudinales. Por eso cuando las logramos disminuir, logramos rampas de accesibilidad. Y estas rampas no son solo físicas sino también mentales. El deporte, entonces, oficia de rampa que nos permite acortar las distancias y mejorar nuestros vínculos como sociedad»

En las dos citas que elegí para compartirles, aparece la idea de barreras. Barreras que nos detienen, obstaculizan y limitan. Barreras que heredamos y que construimos nosotrxs mismxs; pero que, gracias a Dios, tenemos la posibilidad de derribar, de construir algo nuevo con ellas y de tender puentes para que se acorten las distancias.

La actividad física es uno de esos puentes. Claramente no sólo ayuda a nuestro bienestar, o a entender nuestro cuerpo y nuestra mente como una integridad; sino que además genera y fortalece diferentes vínculos afectivos.

Personalmente creo que la idea de cuidar nuestros cuerpos significa respetarlos, significa conocerlos, saber cuáles son sus limitaciones y qué le hace bien. Cuidar nuestro cuerpo es cuidarnos en sentido amplio, es aprender a querernos. Poner nuestros cuerpos en movimiento nos ayuda a liberar endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad, y por eso nos sentimos, más animadxs, más alegres…

Por otro lado, como decía al principio, la actividad física nos da oportunidad de relacionarnos con otras personas, y eso, al menos para mí, siempre es un motivo de alegría. ¡El encuentro siempre es una bendición!

Que nuestro Dios, padre y madre, nos ayude a cada unx en la búsqueda de las diferentes formas en que podemos ser felices. Que nos ayude a conocer y cuidar nuestros cuerpos. Que nos impulse a construir puentes y derribar barreras. Que nos permita siempre celebrar el encuentro por sobre las diferencias. Que pongamos el cuerpo y la vida para que nuestras sociedades sean cada vez más inclusivas, diversas y amorosas. Amén.

Daiana Genre Bert

Tags:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *